¡Dejemos huella en cada pequeño corazón! :)

viernes, 20 de julio de 2012

#. Al final, al único que le importa que tengas buen corazón es al cardiólogo.

Ella, la que empezó a vivir la primera vez que te vio dándole toques al balón con esa sudadera azul.
Ella, a la que fuiste enamorando poco a poco, pasito a pasito, sin darte cuenta.
Ella, la que te entregó su corazón, su alma y su mente.
Ella, la que olvidaste en cuanto otra chica te calentó esa zona que tienes debajo de tu ombligo.
Ella, la que te lloró mil y una noches, tantas como las veces que me callé aquello de que te quería.
Ella, la que nunca tuvo ojos para otros, mientras los tuyos iban de culo en culo.
Ella, que tenía de compañeras a las penas y a las dudas, y que siempre iba de la mano de las inseguridades y de los miedos por tu culpa.
Ella, que siempre miraba al pasado en busca de un tiempo mejor, donde hubieseis sido felices los dos.
Ella, a la que obligabas con tus dudas a estar en el mismo tira y afloja, a pensar que te quería un día y al siguiete te quería lejos, para no sufrir...
Ella, que tenía que elegir entre la razón y el corazón antes de verte.
Ella, que te quería más que a nada en el mundo pero que a veces te odiaba tanto que prefería no haberte conocido nunca.
Ella, que se merecía al mejor de los hombres pero que sin embargo tenía al peor de los cabrones muy dentro de sí.
Ella, que se aferraba al más mínimo gesto de amor por tu parte, aunque sabía que todo era una mentira.
Ella, que se hubiera entregado cada noche en cuerpo y alma sin saber que, desgraciadamente, al corazón no se le llega por entre las piernas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario