¡Dejemos huella en cada pequeño corazón! :)

martes, 28 de febrero de 2012

#. Quizá nunca lleguemos a entender lo que hemos vivido, quizá nos haya faltado tiempo.

Lamento decirte que no soy guapa, & aunque me empeñara en ser perfecta, no lo soy. Tampoco tengo unos espectaculares ojos azules, pero con los marrones te prometo que serás mi visión favorita. No tengo el mejor cuerpo del mundo, pero con este tendrás miles de abrazos cada día. No soy la chica más fiestera del mundo, pero puedo darte las tardes más mimosas. Tampoco soy la más lista, pero haré que te enamores de mi adorable estupidez. Aunque mi memoria no sea estupenda, prometo no olvidar ni uno solo de tus besos. & aunque no puedo hacer que todos los momentos juntos sean buenos, haré que te sea imposible olvidar los mejores. & ya ves, puede que no sea la chica de tus sueños, pero... ¿sabes? Soy real :)

#. He buscado como un niño que aún confía en sus sueños la manera de volver a empezar.

¿Qué en qué consiste la vida? Te lo enseñaré:

¿Ves a esa mujer de ahí que te dijo que estabas loco por creer que algún día ibas a triunfar? ¿& a esos dos chicos que te dijeron que nunca conseguirías a la chica de tus sueños? ¿& al hombre del parque que se rió cuando le contaste tus grandes deseos? ¿& a todas esas personas que decían que no tardarías en rendirte?...

Pues la vida consiste en demostrarle a cada uno de ellos, que se equivocan.

#. Nunca es lo que pudo haber sido.

Lo que duele es saber que esto se acaba. Que tus besos van teniendo fecha de caducidad. Que tus abrazos dejaron de protegerme hace ya mucho tiempo. Que ya no veo el amor reflejado en tus ojos cuando me miras. Que los 'te quiero' mendigan en tu boca. & que poco a poco me estás convirtiendo en un recuerdo. Aunque, sin duda, lo que más duele es darse cuenta de que todo lo que tengo eres tú, pero que todo lo que quieres tener tú... dejé de ser yo.

domingo, 26 de febrero de 2012

#. Hablamos de matar el tiempo como si no fuera el tiempo quien nos mata a nosotros.

Soy mucho, fui más. Soy una de tantas, pero en sus abrazos fui única. Soy de finales tristes, pero llegué a ser su 'para siempre'. Soy una sonrisa ilusa, pero juro que antes fui todas & cada una de sus increíbles sonrisas. Soy un baúl vacío, pero antes, fui los sueños que había dentro. Soy solo el aliento que queda de los besos que fui. Soy solo el aire que le roza, pero fui cada uno de sus suspiros. Soy una melodía rota, pero antes fui nuestra canción, sus palabras, nuestros 'te quiero'. Soy un lugar apartado en la estación de otoño, pero fui su invierno de abrazos. Fui un 'nosotros' del que solo quedo yo. Fui su presente, soy su pasado.

#. Basta solo una mentira para poner en duda todas las verdades.

Aún escucho tus palabras cuando cierro los ojos, te oigo decir un te quiero como si todavía existiera un 'nosotros'. Será mejor que ordene mis pensamientos, porque aunque no quisiera pensarlo, siempre supe que era la única de los dos que estaba enamorada.

viernes, 24 de febrero de 2012

#. Hay mucha gente que te llama por tu nombre, pero solo una hace que sea especial.

...besos, muchos muchos besos. Cuéntame los lunares, desde la cabeza a los pies. Hazme cosquillas. Dibújame la sonrisa más bonita. Pinta mi rostro cual ciego. Ponme caritas. Baila conmigo sobre tus pies. Vuélveme loca de contenta. Quédate. Quiéreme.

#. Tienes un 'nosequé' & un 'queseyó' que yo que sé que me encanta.

-.Si dos personas se quieren pero no hay manera de que congenien, ¿cuándo llega el momento de decir 'se acabó'? +.Nunca.

Me hiciste fuerte con cada golpe que me fuiste dando. Quisiste hundirme, pero no contaste con que no puedes. Ni tú ni nadie. Era fuerte & ahora lo soy mucho más. He aprendido que algo así no es una buena experiencia ni algo que se olvide de la noche a la mañana, pero poco a poco se consigue. Solo necesitas a alguien cerca que te apoye, que siempre esté ahí, & yo tengo a ese alguien que no me dejaría nunca, que estará siempre. Que sus promesas no son como las tuyas... temporales. No. Las suyas durarán hasta la otra vida.

martes, 21 de febrero de 2012

#. Se escribe "estoy bien", se pronuncia "me jodiste".

-. Cariño, eres muy pequeña, ni siquiera sabes deletrear la palabra A-M-O-R. Ese chico te la está jugando.

-. ¿Qué...? ¿Jugando?... ¡No! ¿Qué sabrás tú sobre él?

-. Está bien, te lo diré. Le conociste saliendo con un grupo de amigos, él ni siquiera te dijo nada, se quedó apartado con "aire misterioso". & le gusta hablar contigo hasta tarde por la noche porque dice que te quiere, que le encantaste desde el primer momento, & que no quiere dejar de hablar contigo.

-. ¿Co... cómo sabes eso?

-. Ay, hija, los jugadores cambian pero el juego siempre es el mismo.

#. Yo solo quiero olvidar, el problema es que no tengo alzhéimer; ni sabía que esto iba a pasar, porque tampoco soy adivina.

No sabes cómo duele. No, no lo sabes. No sabes lo que es darte cuenta de que es ella, no tú, la que lo llena. La que es capaz de hacerlo feliz sin proponérselo, la que entró en su vida sin llamar & sin pedir permiso. La que no tiene ni la maldita idea de la espléndida persona que tiene a su lado. No sabes lo que es que te digan "tranquila, no durarán mucho", & tener enquistado en el corazón un "sé que lo harán". No sabes lo que es sentirte tan súmamente inútil por no haber conseguido en el triple de tiempo lo que ella consiguió sin esfuerzo. (¿El triple? Más bien tres veces el triple). No sabes lo que es morirte por sus huesos, querer ser la que sale en esas fotos, la que está en su mente aún cuando sus labios hablan de otras cosas. No sabes lo que es tener este deseo tan hondo de respirar su aire, no sabes cómo duele tenerlo tan cerca & a la vez tan lejos. Que eres capaz de imaginar lo que sería una vida a su lado, pero te ves incapaz de conseguir su felicidad. No sabes lo que es tener mil razones para odiarle, tener presente todas esas ocasiones en las que te ha decepcionado pero que todo te resulte algo sin importancia al lado de su sonrisa. No sabes lo que es perdonarle una, otra & otra vez, sin que haga nada por disculparse, simplemente porque no puedes acostumbrarte a estar un día entero sin palpar esa mirada. No sabes lo que es sentir morirte cuando la nombra, querer esconderte & no asomar la cabeza en años, porque se te cae el alma al ver lo mucho que le importa. & sobre todo, no sabes lo que es seguir a pesar de todo, a las buenas & a las malas, no sabes cómo duele ser esa que nunca le falla aunque él al darle la vuelta a la esquina me olvide, & se preocupe aún menos por si lloro, río o no puedo dormir porque no dejo de pensar en él.

#. & sí, llegó el día en el que me di cuenta de que la vida está para reírte de ella, & no con ella.

No somos perfectas, pero casi :)

Sonríe. A pesar de que todo no salga como quieres, hay otros motivos después de todo. Sonríe pero con sinceridad, mirando a los ojos de los demás & buscando la verdad. Sonríe HOY porque ayer no podías & mañana quién sabe. Sonríe así aunque no tengas ningún motivo, porque no hay motivo para dejar de hacerlo. Sonríe aunque tengas problemas, porque no hay mayor problema que no sonreír. :)

#. Me di cuenta de que naciste para sonreír :)

¿Que lo ves complicado? ¿& qué? Coge tus cosas, el bolso, el maquillaje; todas esas cosas "tontas" que una mujer necesita. & sal, sal a la calle, pisando fuerte. Que a cada paso que des una persona se gire & se de cuenta de tu sonrisa, que se sientan admirados porque te importe una mierda lo que piensen los demás. Que si una persona se va hoy, mañana llegará otra, de eso tú no te preocupes. Solo quédate con los que están ahí en esos instantes, que por ahora no te han fallado. Que el futuro puede ser muy buen jugador, & juega contigo. ¿& qué? No te quedes quieta: juega.

#. Es inevitable, suspiro & sale su nombre.

¿Sabes esos bombos enormes de la lotería? Pues imagínate que llenamos uno con un millón de bolas, con los nombres de todos los hombres del mundo, ¿vale? Pues estoy segura de que si metiera la mano en ese bombo, sacaría tu nombre. Aunque me empeñara en buscar otro, aunque metiera nombres repetidos para hacer trampa, sacaría el tuyo. & eso es lo que yo entiendo por suerte.

#. Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez es suficiente.

La competición es una lucha de leones, levanta la cabeza, echa los hombros hacia atrás, camina con orgullo, no te lamas las heridas, celébralas. Las cicatrices de tu cuerpo son la marca del campeón. Has estado en una pelea de leones, que no hayas ganado no significa que no sepas rugir...

domingo, 19 de febrero de 2012

#. Realmente no sé por qué te quiero como te quiero, pero si fuese necesario, lo gritaría a los cuatro vientos.

Soy de esas chicas que piensan que lo amargo se vuelve dulce. Que si dices "no", pienso que es un "no sé". Que si juegas conmigo te arrepentirás toda tu vida. Que arrastrarse es lo último. Que si es cuestión de ignorar en eso tengo un sobresaliente. Acepto seguirte el juego, pero siempre me quedo sin vidas. Si te sonrío es que te quiero, & si te miro mal es que odio quererte. No digas que no tengo razón porque siempre la tengo, & sino, demuéstramelo. Prefiero que me digas las cosas antes de que me las hagas suponer. Siempre pienso antes de actuar aunque a veces se me escapa. Odio los rodeos, sobre todo si son eternos. Me encantan los besos robados, solo si se merecen. Suelo imaginar cosas que no van a ninguna parte. Mi mayor hobby es hablar, aunque siempre se pueden hacer otras cosas. & adoro los imposibles, porque dan sentido a la vida. Siempre muero de ganas por todo. & contigo no va a ser menos.

sábado, 18 de febrero de 2012

#. Ojalá que la espera no desgaste mis sueños.

Solo sé que era Martes & que te habías cortado el pelo. Que por entonces ella no existía, pero que quizá tú tampoco sabías mi nombre. Que tenías (& tienes) la sonrisa más increíble & odiosa al mismo tiempo, por aquello de poder conseguir cualquier cosa con ella. Que tras esa mañana llegó la primera vez que me miraste a los ojos & me sometí en la incertidumbre que persiste hoy en día: el no saber si son negros o color Coca - Cola. Que también vino después la primera vez que me rozaste la mano, que dijiste mi nombre en voz alta, que me acariciaste el pelo. Que quizá en ese momento te reíste & me rebelé contra el mundo, negándome a escuchar otro sonido que no fuera ese. Que desde ese Martes tengo apuntadas casi cada palabra que me dijsite, cada vez que fui feliz en la máxima expresión; para no olvidar que una vez creí que todo era posible. Que hice un álbum de recortes con cada recuerdo traspapelado de esos que ya no tienen sentido desde que no existe un tú & yo. Que no se pueden contar las veces que me prometí a mí misma que dejarías de ser ese único motivo de seguir viva, al igual que son incontables las veces que recaí. Sí, que recaí. Que recaí por tu sonrisa de niño pillado en falta, por la forma que tenías de saber el momento justo en el que tenía que reírme en la cara de mis problemas. ¿En cuántas ocasiones me habré preguntado cómo no te diste cuenta de que eras mi vida, de que cada vez que te veía con ella se me encojía el alma? De que yo he aprendido a descifrar cada gesto, de que lo que yo te puedo dar ella nunca será capaz de ofrecértelo. & que desde ese día, han pasado muchos Martes.

Ni los mejores labios podrán reemplazar jamás el sabor de los tuyos. & es que cuando yo digo que son únicos, es porque lo son.

Casi.
Casi yo. Casi amiga. Casi novia. Casi persona. Casi amante. Casi psicóloga.
Casi suicida. Casi fotógrafa. Casi escritora. Casi estudiante. Casi triste. Casi alegre. Casi despierta. Casi dormida. Casi sonrío. Casi lloro.
Casi soy. Casi estoy. Casi voy. Casi sí. Casi no.
Siempre casi. Siempre a punto. Siempre nada. Nunca todo.

viernes, 17 de febrero de 2012

#. No todo sucede por una razón. El ejemplo que confirma la regla: yo te quiero, & no es por una razón concreta, es porque te quiero & punto.

Que lo que quiero es contarte una de esas veces que me hablas & me cuentas lo bien que te va con ella mientras pienso en todo lo que he sido sin ti. Aunque quizá "todo" sea la palabra equivocada. Más bien sería lo poco que se han alejado mis pensamientos de tu pelo. Ser capaz de decirte que te echo de menos tres o cuatro veces por segundo, dependiendo de cuántos chicos de ojos caramelo & olor a perfume caro pasen junto a mí. & que me gustaría que nuestras conversaciones duraran horas & horas como solían, poder contar con el factor sorpresa de acariciarte la cara cuando todo se hundía para ti. No tener que decidir si morirme de rabia o matarme de celos al imaginarte a su lado. Gritarte que me niego a perderte, al menos esa mínima parte que me toca ahora; seguir oyendo tu voz, seguir oyendo tu voz, seguir oyendo tu voz... Saber, al igual que siempre, lo que responderías, cómo se moverían tus manos en ese preciso momento. Confiar en que estas ganas que tienes de hablar conmigo no acaben nunca, por mucho daño que me haga su nombre en tus labios. & volver a creer que no eres perfecto; pero que firmo cada uno de tus defectos (insufribles en ocasiones) por una eternidad a tu lado. Decirte que mi risa ya no quiere dejarse oír si no es contigo, confesarte que me acuerdo de tus ojos más de lo que pudiera considerar sano. Pero que no me importa, que te sigo queriendo a morir; como aquel día prometi. & voy a estar aquí siempre, aceptando todo lo que eso conlleve. & quizá sean estas palabras las que he dicho de forma más seria & más sincera en toda mi vida. O quizás sea eso de que jamás te olvidaría.

jueves, 16 de febrero de 2012

#. Tonta de mí, tonta e ingenua de mí, sabía que mentías & aún así te creí.

&, a decir verdad, tampoco entiendo ni un ápice del resto de cosas que solían formar parte de mi vida. No comprendo cómo puede parecer que ni te importa perder lo que tuvimos, no encuentro la razón para que yo misma esté dispuesta a arrastrarme de esa manera. No veo nada que me pueda sacar de esto, nada que me haga pensar: venga, vas a estar bien. & si ni yo creo en mí misma, dime tú quién lo va a hacer. Así va todo últimamente, a cuatro universos de tus lunares. ¿Qué esperabas? Solo fui fuerte a tu lado... Dios, ¿recuerdas esa sensación? Yo te decía algo, tú te reías e intentabas mirar a otro lado para ocultar esa sonrisa que se mantenía sin razón aparente en tus labios. Algunos la calificarían como una sonrisa tonta. Pero creo que de eso ya sabes tú mucho al estar con ella. Aún así, quizá es el recuerdo que más me hace llorar. Vaya tontería, ¿verdad? Si a ti nunca te importó una mierda. Si a ti nunca te importé una mierda.

#. Necesito que necesites la necesidad de necesitarme.

-.¿Ves esas dos estrellas de allí?
-.Sí.
-.Pues se mueren por estar juntas, necesitan la luz de la otra para poder brillar más fuerte, ¿& sabes cuál es su problema?
-.No, ¿cuál?
-.Pues que quien quiera que creó la tierra, tuvo un fallo, un error de cálculos & no sabía que la distancia puede hacer tanto daño, tanto como para hacer que dos estrellas que se necesitan... se apaguen.

miércoles, 15 de febrero de 2012

#. El odio siempre mata, el amor nunca muere.

Una vez una amiga me dijo: no esperes nunca nada de las personas, así no podrán decepcionarte.
Entonces, yo le repliqué que sin sueños, sin deseos, sin esperanzas propias jamás seríamos felices. Ni tan solo por lo poco que dura esa etapa de ceguera, sordomudez & cabezonería que algunos llaman amor correspondido. Hoy me he dado cuenta de lo que son en realidad las ilusiones: una putada. Con todas las letras. Sueñas que para él eres la chica de su vida, & haces montañas de oro de cada detalle en el que te demuestra que le importas. Bueno no, que le importas no, que le sirves para ensayar lo que le dirá a otras en un futuro próximo. Mientras tú sigues pensando que eres lo mejor que le ha pasado hasta que... ¡oh, sorpresa! ¡Pero si sale en la foto liándose con la furcia de turno! De repente lo entiendes todo; todas las pequeñas, pero cada vez más frecuentes cosas que no te cuadraban. & ese día se te hunde el mundo. Sí, seguirá girando, pero parece que tú has sido desplazada dos metros del eje de giro. & viene ella, tu amiga, sin acecho de un "ya te lo dije", en los labios, sin un "te avisé" en la mirada. & consigue hacerte retornar del agujero al que estabas cayendo sin control. Te dice que no le contestes a los mensajes, que borres su número. Pero no puedes, porque aunque lo hicieras, todavía tendrías en la cabeza el contenido de sus SMS's; & aún te sabrías esa combinación de dígitos mejor, mucho mejor que el padre nuestro. Que no lo perdones. & te sientes la más estúpida del mundo porque sabes que cuando te vuelva a llamar por ese estúpido mote, te volverá a desarmar. & en el fondo, sigues confiando poco, muy poco en que fue un error. Que si volvió a ti era porque te quería... confías tonta, confías.

#. Pasaste de ser todo en mi vida a no ser nadie.

Fue todo tan rápido... me enamoré de ti en días. Fue como firmar un contrato en el que no leí la letra pequeña que decía la hostia que me iba a pegar. Me engañaste como si fuese una niñata ingenua. Pero al final me di cuenta de que lo raro no era lo de los demás, que a la gente si se le puede amar todo el tiempo & no solo a ratos. Al final me di cuenta de que tú eres un arma blanca, mucho más dañina que ninguna de metal. Pero se acabó, esta vez de verdad. No me volveré a dejar engañar por alguien que ni siquiera entiende lo que es amar.

#. A veces es necesario dejar de correr tras él, & ver quien corre tras nosotros.

Que no merece la pena. Que hay cientos de peces en el río & no tienes que rendirte & optar por el más podrido. Que tu sonrisa es única & nadie tiene el derecho de arrancártela. Que te mereces algo mejor. Todo el mundo se merece que lo quieran de verdad. & no por el buen tipo que tengas. Que para hija de puta tú, pero con mucha honra. A fin de cuentas, mejor joder a que te jodan.

martes, 14 de febrero de 2012

#. Hay personas tan vacías que cuando las miras, sientes vértigo.

¿& qué hay de esas personas? Sí, esas que te dicen te quiero sin sentirlo, que te sonríen, te miran & te hablan pero que no sienten nada. Esas que te enamoran cada día más para que cuando habras los ojos ya sea demasiado tarde.

Te subirán a lo más alto, solo para dejarte caer.#

#. Cree en ti & duda del resto.

Cada día que pasa te das cuenta de que la vida no es como quisieras que fuera, todo es infinitamente más complejo. Responsabilidades, luchas, deberes, sonreír cuando no te apetece, mentir para no hacer daño a la gente que quieres, fingir cuando perfectamente sabes que mienten. ¿Por qué terminé haciendo lo que todos hacen si se supone que siempre me sentí diferente?

#. La casualidad no existe, hay que estar para que ocurra.

Cuántas veces he nadado por ese mar nocturno, me he perdido en ese cielo azul, me he dejado llevar por los efluvios del alcohol, por la esperanza de encontrarla otra vez. Arriba & abajo, sin tregua. Por Hydra, Perseo, Andrómeda... & abajo, hasta llegar a Casiopea. La primera estrella a la derecha & después todo recto, hasta el amanecer. & otras muchas. & a todas les preguntaba: "¿la habéis visto? Por favor... he perdido mi estrella. Mi isla, que no existe. ¿Dónde estará ahora? ¿Qué estará haciendo? ¿Con quién?" & a mi alrededor el silencio de esas estrellas entrometidas, el ruido molesto de mis lágrimas agotadas. & yo, estúpido, buscando & esperando una respuesta. Dadme un por qué. Un simple por qué. Cualquier por qué. Pero qué idiota... ya se sabe. Cuando un amor se acaba se puede encontrar de todo... menos un por qué.

"¿Sabes que te quiero?" - Blue Jeans.

sábado, 11 de febrero de 2012

#. "Perdón" es solo una palabra, no puede arreglar tus mil anteriores.

Construí una muralla infranqueable. Decidí que nadie volvería a pasar. Juré que no volvería a caer jamás. Que no me volvería a arriesgar. Que no merecía la pena. Prefería no sentir nada a sentirme vacía, hueca por dentro. A sentir dolor. A sufrir constantemente por algo inalcanzable. Había conseguido ignorar lo que realmente sentía. Lo había enterrado dentro de mí bajo llave. Hasta llegué a pensar que jamás volverías a salir de tu escondite. & de repente te veo, te veo & casi no me fijo en tu cara. Intento que no se me note que querría parar & saludarte. & tú simplemente me miras & te alejas... & yo de lo único de lo que me preocupo es de si has escuchado los latidos de mi corazón. Este corazón inquieto que cada vez que te ve no puede evitar latir cada vez más deprisa... & la muralla se viene abajo. Rompes la cerradura. Sales de tu escondite. & me vuelves a recordar que no hay muralla que construya que tú no puedas derribar con una simple mirada...

#. Dame el tiempo que no te haga falta & prometo invertirlo en caricias en tu espalda.

Se podría decir que más de una vez me he preguntado si piensa en mí antes de acostarse. Si recuerda todas & cada una de las cosas que he dicho o hecho. Si habrá leído una & otra vez mis mensajes. Si se acuerda de mí porque sí. Si me echa de menos cuando no me ve, si tiene ganas de verme. Si algún día se habrá quedado mirando cómo me voy. Si de verdad siente celos. Si de verdad me conoce bien. Si de verdad siente lo que dice sentir.

#. No quieras a quien no se lo merezca ni le entregues tu corazón a quien no tiene.

-.Sé que no quieres hablarme, pero tengo algo muy importante que decirte.
-.Seguro que no es nada & solo lo haces para que te hable, patético.
-.Mira, ya me has hablado. & sí que tengo que decirte algo.
-.Venga, suéltalo ya.
-.Te quiero.
-.¿Sabes? Esas dos palabras no siempre van a arreglarlo todo. No puedes venir aquí después de todo esperando que con dos palabras todo vuelva a estar bien. Sin embargo, yo tengo otras dos para ti.
-.¿Cuáles?
-.Yo no.

#. No voy a borrarte de mi corazón, simplemente voy a cambiarte de lugar, porque donde estás ahora dueles.

Me he dado cuenta de que hay una cosa que nunca te podré negar, porque seguro tú también la sabes. Estoy enamorada de ti. No poderte sacar de mi cabeza es la prueba. Intentar estar con otro pensando que te voy a olvidar & a la vez saber que eso es imposible. Decirle a otro un te quiero pensando en ti, en que nadie podrá superarte. Pero después de darlo todo por ti, & perder la partida, no volveré a arriesgarlo todo hasta que no sepa seguro que vas a estar ahí.

#. No soy cruel, simplemente he aprendido a usar menos el corazón.



-.Te envidio, para ti todo es tan fácil... estás con 20 tías & tan feliz. Ni una lágrima. Ni un mal sueño. Nada. Sin embargo yo...
-.Sin embargo tú ¿qué?
-.¿Yo? Yo seguiré con esta puta adicción a ti.

#. Sé que no soy perfecta, pero sé que puedo hacerte feliz.

-.Te quiero. No sé por qué pero te quiero.
-.Lo dices con miedo
-.Lo tengo.
-.¿No lo habías dicho nunca?
-.Nunca lo había sentido.

#. Somos como un dominó: yo me caigo por ti, & tú te caes por otra.

Me he cansado de ti & de tus tonterías. De la lista de cosas que me faltaban por decir. De las palabras sin sentido que solo tú & yo entendíamos. De los mensajes suicidas a las tantas para recordarme que me querías. De esa canción & de esa película que hablan de nosotros, de la razón por la que estuve en el lugar idóneo en el momento indicado. Por esperarte, por esperarme, por morirnos de ganas de todo. Por querer hacerte creer, lo que ni yo misma creo.

#. Crees que quieres morir, pero en realidad, quieres que te salven.

Por pedir, pido 24 horas a tu lado, en las que nos dé tiempo a todo menos a perder el tiempo. Por pedir, pido que te baste ese día para convencerte de querer estar conmigo por el resto de tus días. Por pedir, pido & preciso que exista un momento en el que se te escape un beso cuando menos te lo esperes & cuando más lo lleve esperando yo. Por pedir, te pido en una tarde lluviosa, en una casa sin gente, sobre un sofá sin cojines para que solo puedas abrazarte a mí, en frente de mi película favorita... bueno, si quieres, en frente de tu película favorita. Me pido entonces tus dedos acariciando mi brazo, & mis cosquillas jugando al escondite con ellos. Por pedir, pido dar un paseo al mismo paso, frenarnos en seco de repente, & mojarnos los labios sin que nos vea la gente. Pido, mientras caminamos por cualquier calle, llevarte & traerte al contarte cualquier estupidez, agarrando con mi mano tu brazo, que tu risa fuese la mejor de mis melodías. & después, en un intento por no dejarme ir, me hagas perder todo lo que llevo, menos la sonrisa.

#. Sí, estoy sonriendo, pero no te preocupes, que no volverás a ser el motivo.

Olvida el día en que nos conocimos. Olvida el primer momento en el que me hablaste. Olvida la primera vez que me miraste & te sonreí. Olvida todas esas cosas que me hacían reír. Olvida aquel día en que estaba triste & tú me consolaste. Olvida todas nuestras peleas & reconciliaciones. Olvida mis celos & mi orgullo, pero olvida los tuyos también. Olvida la primera vez que me dijiste que me querías, & por supuesto, olvida también cuando te lo dije yo. Olvida todos aquellos mensajes que me mandabas cada noche, todas las llamadas. Olvida los motes que te inventabas cada día para decírmelos a mí. Olvida cuando te sacaba de quicio & lo mucho que me gustaba hacerlo. Olvida todos nuestros planes de futuro. Olvida aquellas madrugadas que pasábamos hablando. Olvida lo mucho que te echaba de menos cuando no estabas. Olvida aquel momento en el que empezábamos a cambiar... olvida aquella despedida tan fría & dolorosa. Olvida que alguna vez formé parte de tu vida. Olvídame. Olvídalo todo, ¿vale? Si te lo pido es porque sé que no te costará hacerlo. Olvídalo tú, porque yo, sinceramente, no puedo... lo siento.

#. No encuentro ninguna palabra que exprese lo que me haces sentir, así que mejor, deja que te lo explique con un beso.

Cientos, miles de veces me prometí a mi misma que no, que nunca volvería a derramar una sola lágrima más por ti, que nunca más volvería a suspirar por alguien que no me merece. & sin embargo, aquí estoy hoy, llorando & agotando mis suspiros. Por ese amor capaz de matarme & revivirme una & otra vez. ¿El por qué? Es simplemente complicado. Porque te quiero como nunca he querido a nadie, porque solo tú haces que me sonroje día tras día, porque solo sueño contigo, porque si tú ríes yo río & si tú lloras yo me muero. Porque esto que siento es un amor enorme, de esos que te cambian la vida.

viernes, 10 de febrero de 2012

#. Ser como nunca ser. Nunca serás tanto.

Tengo tu risa embotellada & las palabras que no te dije ayer en este cajón desordenado. & esta alergia a olvidarte que no me deja respirar. La sonrisa tonta, la mirada que naufraga, unas ganas de besarte que se sienten claustrofóbicas en este cuarto. Un "te echo de menos" que no logro articular, porque todas las palabras se quedan cortas. Déjame demostrarle al mundo que puedo recitar de carrerilla la combinación de tus lunares, que a las menos cuarto tus ojos quieren ser Coca - Cola en lugar de negros. Cómo olvidar tu olor, ese que llevo tatuado en la cintura, allí donde me acariciaste por última vez. ¿& sabes? Todavía te estoy viendo, la risa a la espalda & ni una palabra para la que siempre estuvo ahí. Tu pelo como la octava maravilla & esa voz que no deja de hablar universos de decibelios más altos que mi permanente declaración de amor. Porque yo llevo un "te amo" colgado de la sonrisa cada vez que te sueño, ya que hoy por hoy, es demasiado altamente improbable que vuelvas; &, a decir verdad, nunca me acuerdo de dejarlo en el perchero.

#. Que por suerte o por desgracia, yo a ti te lo perdono todo.

Ven. Déjame agarrarme a tus lunares, déjame olvidar que nunca seremos más que eso. Hoy voy a emborracharme de tus sonrisas, quiero una sobredosis de tu olor. Permíteme pensar que en tu subconsciente te lo estás planteando, que estás a punto de dar el paso. Haz que me engañe a mí misma una vez más, se te da fantásticamente bien conseguirlo. Súbeme hasta ese espacio exterior, desde el cual la caída se convierte en un suicidio colectivo de endorfinas. Cambio una eternidad con cualquier cosa a mi alcance por veinticuatro horas contigo. Firmaría hasta mi muerte por tenerte aquí delante. Pero por hoy me conformo con un par de miradas que se precipitan como el azúcar en este café.

#. Que le jodan al 14 de febrero, yo te quiero todos los días.

Fui tonta, lo sé. Quise jugar a tu maldito juego. Jugar a querernos... ¿quién juega a eso? A abrazarse, morderse, besarse... Quisiste jugar & yo acepté. Un juego especial, jugar a celebrar los meses juntos, a decirnos te quieros & susurrarnos cosas bonitas al oído. Un juego sin límites ni condiciones. Solamente una norma: El que se enamore, pierde. & tengo que decirte una cosa sobre tu maldito juego: has ganado.

La primera vez que me miré en tus ojos supe que no había que ser un adivino para comprender que el resto de mi vida era indispensable vivirla contigo.

No tengo miedos, no tengo dudas. Lo tengo muy claro ya. Todo es tan de verdad... Que me acojono cuando pienso en tus pequeñas dudas & eso, que si no te tengo reviento.

#. Quien por orgullo se va, por necesidad vuelve.

-.Si tú ríes, yo río. Si tu lloras, yo le parto la boca a quien te haya hecho llorar.
-.Ya puedes empezar a partírtela.

#. Que hay imposibles que un día consigues sin darte cuenta.

Te han roto el corazón cuarenta millones de veces & tú lo has roto otras cuarenta. Has gritado que quieres vivir & la vida te ha dado palos que jamás te imaginarías. Has sentido frío en medio de un desierto de agua. Has amado de manera brutal & has encontrado a la persona equivocada para luego poder buscar la ideal. Has pedido deseos a las estrellas & no se ha cumplido ninguno. Has cometido locuras por amor & también perdido oportunidades por él. Has escuchado lo que no tenías que escuchar & has dicho lo que tenías que decir. Has parecido pero no has sido. Has perdido amigos & has encontrado hermanos. Pero lo mejor de todo es que te has caído pero nunca has renunciado a volver a levantarte.

#. No hay más miedo que el que se siente cuando ya no sientes nada.

¿Qué más da lo que me pase? No fui importante... Bah, ni siquiera fui.

#. & se me escapó una sonrisa del alma :)

& si tres mil veces te rompen el corazón, nueve mil le pones hilo & te lo coses. Porque recuerda que es preferible perder el orgullo con la persona que quieres, que perder a la persona que quieres por orgullo.

jueves, 9 de febrero de 2012

#. Dame un poco de tu tiempo, después te doy yo un poquito de mí.

Silenciosamente abrió un par de centímetros la puerta &, en efecto, allí estaba, tumbada en la cama. Al instante sonó su móvil, su canción favorita. Ella se puso a bailar, enloquecía al compás de la música. Él la miraba fijamente, como un espectador de su propia vida, eso es: ella era su vida. & lo seguiría siendo hasta el fin de los tiempos... Sencillamente hermosa. De repente, ella se percató de su chico, que no paraba de sonreír & mover la cabeza al ritmo de la sonada melodía; lo miró con ojos de complicidad, sonrió placidamente & se acercó a él diciendo:-.Eres un cotilla, voy a tener que matarte.
-.Adelante, me encantaría morir entre tus brazos.

#. Que mirarte a ti es mi pasatiempo favorito, que sencillamente yo te necesito.

Quiero coger este momento. Capturarlo. Quitártelo de las manos & guardarlo para siempre en mi mente. Porque lo que yo quiero son hechos. No palabras que se lleva el viento. Porque lo que yo quiero es que pasen los días, las semanas, los meses... & tú sigas poniéndome nerviosa.

La primera vez que acaricié tu cuerpo pude comprobar que existe el paraíso, no hace falta dar la vuelta al universo; solo basta con haberte conocido.

ESTOY HARTA. Harta de la gente que habla sin saber, de los que dicen que soy demasiado joven para estar enamorada. ¿Qué sabrán ellos, si nunca te han oído reír en el universo de al lado? Qué sabrán de tantas horas robadas al reloj, qué sabrán de tener ganas de llorar día sí, día también desde que se extravió la luz en mi cielo. Harta de que me digan que nada es imposible, que tengo que olvidarme de ti. ¿Qué sabrán ellos, si no tienen tu mirada tatuada en la cadera? Qué sabrán de la impotencia, de quererte como nunca & acabar como siempre. Qué sabrán de clavar los ojos en la pared, no pudiendo ser si no es contigo. Harta de la gente que grita a los cuatro vientos que quiere a esa persona cuando hace tres días que la conoce, harta de que no tengan ni idea de lo que hablan. ¿Qué coño sabrán ellos de que se te rompa el alma al verlo triste, de anteponer su maldita felicidad a la tuya? Qué sabrán de oír un te necesito a las tantas & acudir como si te fuera la vida en ello. Qué sabrán de conocer cada uno de sus gestos & manías, qué sabrán de la perfección. Nada. Absolutamente nada.

miércoles, 8 de febrero de 2012

#. Si vas a poner excusas, que sea para enamorarte de mí.

Me odias, me quieres: siempre contracorriente. Te grito, me hundo: me sonríes & haces sentirme despreciable. Por ser esa sonrisa lo que más quisiera ver & lo que menos se presenta ante mí. Porque me odio a mí misma por permitir que juegues así conmigo, que cuando te parezca ni me hables & cuando te apetece quieres que te siga el rollo, por acabar riéndome como la tonta que soy cuando me miras así. Quizá porque siento que puede ser que me haya pasado contigo, quizá por no ser capaz de olvidarte. Una vez intenté arrancarte de mí. Arranqué cada vez que me sacabas la lengua pidiéndome un beso con los ojos, cada vez que creí derretirme con esa sonrisa tuya. Una vez arranqué de mí todo eso &, sin darme cuenta, me quedé con un hueco en el pecho, un huequecito pequeño en principio, que fue creciendo dolorosamente a cada paso que daba lejos de ti. Tuviste que volver tú, a llenar con miradas & risas, con conversaciones de madrugada & sms's, con lunares & muecas, ese vacío. Por eso, estoy mentalizada de que es mejor no volver a intentarlo, aunque eso signifique tener que volver a mis peores días, a que nada pueda alegrarme la mañana si tú me has contestado mal, a estar alegre sin motivo solo porque has vuelto a rozarme "sin querer" la mano. Que sí, que no haces más que jugar conmigo, que debería darme cuenta & todo eso que me dicen, que eres imbécil & todas las otras cosas que te llamo cuando me haces odiarte... pero, ya ves: soy un caso perdido.

#. Someone like you. Adele.

Escuché que sentaste la cabeza que encontraste una chica & que estás casado ahora. Escuché que tus sueños se hicieron realidad. Supongo que ella te dio cosas que yo no te di. Viejo amigo, ¿por qué estás tan avergonzado? No es como para que te contengas, o te escondas de la mentira. Odio aparecer de la nada sin haber sido invitada, pero no puedo alejarme, no puedo evitarlo. Esperaba que vieras mi cara & recordaras que para mí... nunca acabó. No pasa nada, encontraré a alguien como tú, no deseo nada más que lo mejor para ti también. No me olvides, te lo ruego. Recuerdo que dijiste: "A veces permaneces enamorado pero otras en cambio duele". Deberías saber cómo vuela el tiempo, solamente ayer fue el momento de nuestras vidas. Nacimos & crecimos en una nube veraniega enmarcada por la sorpresa de nuestros días de gloria. Odio aparecer de la nada sin haber sido invitada, pero no puedo alejarme, no puedo evitarlo. Esperaba que vieras mi cara & recordaras que para mí... nunca acabó. No pasa nada, encontraré a alguien como tú, no deseo nada más que lo mejor para ti también. No me olvides, te lo ruego. Recuerdo que dijiste: "A veces permaneces enamorado pero otras en cambio duele". Nada es comparable, ni problemas, ni preocupaciones, los remordimientos & errores son producto del recuerdo. Quién podría haber sabido cómo de amargo sería esto...

#. & mientras el mundo se derrumba todo aquí a mis pies.

Hoy necesito más que nunca desahogarme. No puedo más. Todo me supera en estos momentos. Odio ver cómo cada vez que te grito te estoy perdiendo un poco más, cómo cada vez que te dejo con la palabra en la boca aquello que teníamos se aleja más & más en el tiempo. Odio leer en tu cara lo que tu boca no quiere decir, odio darme cuenta de que hay un eje de reproche & decepción en tus palabras. Odio con todas mis fuerzas no ser lo que tú quieres que sea. Odio con toda mi alma contestarte mal cuando tú bienes de buenas a preguntarme qué me pasa, odio no poder evitar esas palabras. Odio ser incapaz de no sonreír cuando tú, después de haberme dejado por los suelos con tres millones de miradas de menos, vienes & me haces la tontería del míercoles 8 a las 11:27 & ya todo esté arreglado. Odio tener la sensación de que ya nada volvera a ser como antes, de que, de verdad, todo dejó de tener sentido. Odio creer que estás harto de mí, que te estoy cansando. Odio no entender qué pasa, por qué lo pagas todo conmigo. Odio que se alargue tanto esta maldita situación, odio no saber cuándo se acabará, cuándo volverá todo a la normalidad. Ahora mismo necesitaría que alguien me diera un balonazo o algo así, para poder llorar todo lo que quiera & más delante de ti, sin que pienses que, en realidad, todo va cuesta abajo & sin frenos.

#. Déjame hablarte de un tal pajarillo que dice te quiero.

Qué bien te queda la sonrisa cuando hace tiempo que no te la pones. Qué bien te queda ese lunar travieso que viaja de tu brazo a mi corazón & viceversa. Qué bien te queda la mirada cuando te brillan los ojos. Qué bien te queda el remolino en el pelo cuando lo he causado yo a fuerza de despeinarte. Qué bien te queda el moreno cuando llevas meses escondiéndolo. Qué bien te queda la risa cuando vuelves a parecer un niño grande. Qué bien te quedan las manos cuando acaban de bailar un tango sobre mi piel. Qué bien te quedan las dudas cuando sabes que debes marcharte. Qué bien te queda la alegría cuando viene para quedarse. Qué bien te queda el hoyuelo al lado derecho cuando me estás llamando tonta. Qué bien te queda el ojo cuando me lo estás guiñando. Qué bien te queda tu cuello cuando es territorio comanche. Qué bien te queda tu olor cuando hace 72 horas que no te veo. Qué bien me queda a mí la vida, cuando te tengo al lado.

martes, 7 de febrero de 2012

#. Me gustan los comienzos, porque son los momentos en los que un final parece imposible.

-. Hace frío.
-. Ya ves...
-. He dicho que hace frío.
-. ¿& qué?-. Que me abraces, gilipollas.

domingo, 5 de febrero de 2012

#. & si el tiempo no puede regresar, regresa tú.

Cada mañana nos ilumina la misma luz de las mismas farolas. Pero tú ya no me esperas al otro lado del corazón. Todos los días me envuelve el mismo aire que un día nos sintió ser felices. Pero ahora nos ignoramos cada vez que nos cruzamos. Me acuerdo de ti (más de lo habitual, claro) cuando doblo la esquina de la calle que tan nuestra debió ser. Pero tú pareces haber olvidado todas las historias que yo inventaba para hacerte sonreír. Te tengo en mi mente, desperezándote, sonriendo, pronunciando las ocho letras de mi nombre como si no hubiera nada en el mundo que te apeteciera más que yo en ese momento. Como si te hubieras dado cuenta de que me necesitas tanto como yo, como si ya supieras que juntos saltábamos por encima de cualquier muro que nos saliera al paso. ¿Sabes? No creas que he olvidado nuestras peleas, cada grito que respiraste sin ser la causa de mi rabia, los miedos que borrabas de mi cara con solo un par de palabras tuyas. Pero tengo la impresión de que tú te sientes mejor sin mí, creo que te sientes más libre sin tener que levantar el vuelo conmigo & todos mis problemas a cuestas. & ante eso, yo no puedo cambiar nada. Por supuesto, podría hablarte una & otra vez de nuestras tardes eternas hablando de cualquier cosa con tal de aguantarnos un poco más, podría tratar de convencerte por todos los medios de que no te arrepentirías de que nuestros pasos volvieran a dejarse oír a la par. & finalmente, podría llorar hasta hartarme, decirte que sin ti no puedo, aunque tú pienses que soy una exagerada, & todas esas cosas que solías llamarme. Pero sé perfectamente que no vas a volver. Que por más que te lo pida con la mirada cada vez que nos chocamos, no serás de nuevo el refugio de mi risa. Así que solo me queda una opción, puedo tardar otros tres años, como esos que tú me has regalado, o unos cuantos meses... pero tengo que aprender a ser sin ti.

#. No te perdonaré nunca el no saber qué pudo llegar a ser.

Ayer, ayer se acabó todo. Ninguno de los dos dijo nada, pero las horas hicieron que todo estuviera dicho. & hoy, hoy estoy destrozada. Hoy parece que la temperatura ha bajado unos diez grados, el frío se mete en mis huesos & no estas tú para espantarlo. & no lo vas a estar nunca, nunca más. Ayer se marcó un antes & un después en nuestra relación, una línea que ya se venía trazando desde hace tiempo, pero que en este, nuestro último día, se convirtió en un océano que nos separa. & hoy, hoy solo tengo ganas de que vuelva a ser 4 por la mañana & que nada hubiera pasado; no tener en mi mente tu cara, tu llamada ausente & tus pasos dirigiéndote a tu casa. Querría hundir la cabeza en la almohada & que me robaran todos nuestros recuerdos. & hoy, hoy le debo sonrisas forzadas a la gente que me quiere, de esas que cuando ellos se giran se convierten en sollozos. Hoy solo me salva escribir; echar fuera de mí esa voz que me recerda constantemente: ¿No decías que lo abrazarías hasta el final de los tiempos? ¿No decidiste que te arriesgarías por él? & siento vergüenza, vergüenza de mí misma; por haber sido una ingenua, por haber creído en que algo era posible. Sí, hoy siento que un océano nos separa; & me he dado cuenta de que yo nunca aprendí a nadar.

sábado, 4 de febrero de 2012

#. Dime ya la maldita verdad, que tu ignorancia me está matando por dentro.

Echo de menos cuando de entre un millón me elegías a mí. Echo de menos cuando te echaba un pulso para ver quién hablaba antes al otro & me ganabas siempre. Echo de menos que me agarraras la mano & yo no te quisiera soltar. Echo de menos aguantarte la mirada fijamente. Echo de menos sonreírte con timidez & pensar en que notabas lo nerviosa que estaba. Echo de menos acostarme cada noche pensando en ti & levantarme haciendo tres cuartas de lo mismo. Echo de menos sentir eso en el estómago & sonreír. Sí, así es. Me acabo de dar cuenta de que estoy igual que antes, que aunque pensé que lo había superado, que te había olvidado, me he dado cuenta, por desgracia, de que no es así. Más que olvidarte te recuerdo a cada momento. Pero es diferente a entonces; antes la sensación era buena, intrigante, misteriosa & llena de curiosidad pensando en qué pasará mañana. Mientras que la de ahora es triste, solitaria, desesperada & está pensando en por qué no pasó eso ayer.

#. Te enamoras, & caminas por la calle con una sonrisa de oreja a oreja que te hace parecer estúpida. Después, te das cuenta de que lo eras.

Me empiezo a preocupar, lo juro, no sé cómo lo habrás hecho, pero has conseguido que las cosas cambien de una manera alucinante. Has pasado de ser una cosa insignificante a una necesidad para mí. Me reía, me reía de mí & de ellos. De aquellos que me dijeron eso hace tan solo un par de días, pero, sinceramente, hoy lo acabo de descubrir. Me empiezo a preocupar por mi salud mental, porque llevo como ochenta noches seguidas soñando contigo, porque tardo unos dos segundos en pensarte desde que mis ojos abren sus persianas, porque a veces me recorre algo sin sentido, una sensación que me aterra & me deja abandonada. Me empiezo a preocupar porque sin motivo alguno he llorado por ti más de lo que he llorado por nadie en toda mi vida. Porque contigo me he dado cuenta de que soy una celosa compulsiva, de que solamente soy completamente feliz si te tengo a dos centímetros. Me empiezo a preocupar porque me haces daño con palabras que no tienen esa intención, porque me empieza a importar demasiado qué haces, qué dices, qué no haces o qué no dices. Porque a veces me aterra la idea de que esto para ti solo sea un juego, un juego con un ganador & un perdedor, & claramente yo soy lo segundo. Me empiezo a preocupar porque me aterra la idea de que dentro de unos días esto que tenemos se esfume como el humo de los cigarros, me aterra la idea de no poder volver a perderme en ese olor que te caracteriza. Me aterra la idea de no poder recorrer otra vez el mapa de tu cuerpo, señalizado estratégicamente por tus lunares. Me empiezo a preocupar, porque empiezo a pensar que me estoy enamorando de ti, & que para ti, esto es solo una partida más. Una partida en la que tú empezaste el juego, en la que yo continué la partida, en la que ninguno de los dos pusimos las reglas, en la que tú estás haciendo trampas más de lo debido, & en la que yo, voy a perder todo lo apostado.

#. & ahora cojo aire, te miro, respiro. Lo suelto de golpe, que quiero contigo. Si sigo disimulando voy a rebentar.

¿Sabes qué? Ayer también era Viernes. No Viernes & trece. Solo Viernes sin ti. & preguntarse, preguntarse para seguir respirando qué estás haciendo ahora & si piensas en mí. & echarte de menos. Sobre todo, echarte de menos. De una manera enfermiza, como un método de autodestrucción. Recordarte una & otra vez, como si tuviera miedo de olvidarte en cualquier momento. Olvidar la cara que ponías cuando me necesitabas, olvidar que solías reirte como un niño de cinco años, & que el color de tu risa me volvía loca. Que lo de tus lunares ya era una sunto de estado & las ganas de llorar el sentimiento omnipresente. Ojalá nos hubiéramos encontrado en la cara oscura de la luna, ojalá no nos hubiéramos perdido nunca. Ojalá hubiera hecho lo que jamás me atreví a hacer. Que sí, que ya sé que no hubiera cambiado nada, que hoy seguiría tan lejos de ti como ahora, & con esta lluvia entre los dedos. O quizá no.

#. Hay quienes te tienen delante & no te ven, & quienes te han visto sin mirar.

Creo que te sigo queriendo. Bueno no, estoy segura de que siempre lo hice, en los peores & en los mejores momentos. Evidentemente, no lo sé todo sobre ti, pero aprendí a descifrar tus miradas, a descodificar tus gestos. Aprendí lo fácil que era hacerte reír, & lo complicado que se volvía en ciertas ocasiones. Aprendí a considerar perfectos esos defectos tuyos. Aprendí a sonreír automáticamente cuando veía tus ojos reflejados en los míos. Mira, si hasta soy una experta en ti. Por eso sé que ella es lo que quieres en este momento, & mañana Dios dirá. & sí, te quiero. Muchísimo. Pero no puedo seguir sufriendo de esta manera tan tonta, deseando cosas que, desafortunadamente, nunca sucederán. Sé todas estas cosas, pero en el fondo sigo dudando si esto es lo que queremos los dos. Si no es más que una bifurcación del camino, & volveremos a encontrarnos al final del trayecto.

#. Recordar es fácil para quien tiene memoria, olvidar... difícil para quien tiene corazón.

¿Sabes eso; lo de que nunca voy a dejar de quererte? Nunca, por mucho tiempo que pase, perderé tu recuerdo. Porque ahora somos esto, ¿no? Recuerdos...

Que yo por recordar, recuerdo la primera vez que me miraste directamente a los ojos, que dijiste mi nombre en voz alta & me pareció la mejor secuencia de sonidos que haya escuchado nunca. Estamos hechos de recuerdos. Días enteros a tu lado, preguntándome por qué no podías ver esa luz en mí, emborrachándome con tu olor, teniendo como resultado esta monumental & eterna resaca. Déjame que les diga a todas por las que pierdes la cabeza últimamente, que aprovechen al máximo el tiempo que paséis juntos, porque cuando tú te vayas solo les quedarán los recuerdos. & déjame cerrar cada noche los ojos, contigo en la mente & emplear todas mis fuerzas en soñar contigo, hacer realidad de nuevo lo que nunca sucederá. Tus manos en mi pelo, tus ojos centelleantes, tu risas como esos carteles de neón. Tu maldita mirada, la estratégica posición de tus lunares...

& sé que sería inútil pedirte que vuelvas, rascar los últimos momentos a algo que no existe. & que no existió jamás. Por eso pido no volver a enamorarme de alguien como lo hice contigo, no ser de nuevo tan dependiente de una persona. Por alguna parte he leído: no dejes que nadie sea tu todo porque cuando ya no esté, no tendrás nada. & eso es lo que me queda a mí: nada. Nada, & recuerdos.

#. Aún sabiendo que no eres el mejor partido... aver dime, ¿quién puede contra Cupido?

Ni calma ni ostias. Ni miedo, ni lágrimas. Que el llorar sirve de poco; & el gritar, para quedárte afónica. El reír para arrugarte; & el arrugarte, pues para nada. El comer para engordar & el beber para olvidar. Las fotos están para borrarlas & los recuerdos para hacer daño. Las canciones para cantar, & el cantar para que llueva. La lluvia para encerrarte & para encerrarte mucha paciencia. La paciencia para el estudio, & el estudio para llegar a lo más alto. ¿& de allí? A lo más bajo. Jamás, & te lo digo ya, jamás tendrás lo que quieres. Porque si lo quieres es porque no lo tienes, & si no lo tienes es porque ya lo has tenido. Porque si lo has tenido te importaba & si te importaba lo has perdido.

#. Si aún dices 'venga' yo digo 'vale'.

Como los lunes de Febrero, como el despertador de las 7.00, como cepillarme los dientes, como ponerme rimmel todas las mañanas, como desayunar tostadas calentitas. Apareces siempre rondando por mi mente, dejando un rastro de dolor & perfume de marca. Como el café de Báilame el agua, siempre solo & sin azucar (sin aliento); algo que siempre sucede, lo tengo ya por costumbre: entras sin avisar en mi mente & me rompes. Un efecto mariposa; la mariposa que bate sus alas en Brasil & puede provocar un tornado en Estados Unidos. Contigo sucede igual. Pensar en salir de fiesta o escuchar una simple canción puede arruinarme el día. Hechos sin una aparente relación que en mi mente encuentran el camino correcto para llegar hasta ti... todavía.

viernes, 3 de febrero de 2012

#. ¿Sabes qué es lo peor que me está pasando en este momento?... Que te quiero.

Vi tu cara, & una tormenta de recuerdos me empapó. Todo, se me echó encima todo. Los cientos de miradas, las miles de sonrisas, los millones de recuerdos junto a ti... en un segundo vi pasar por mi cabeza todo lo vivido. Que sí, que terminó mal, que fue la hostia más grande de mi vida, que eres un maldito gilipollas & nunca cambiarás. Pero duele, joder. Fue tanto lo que viví contigo... Supongo que ahora tendrás a otra chica, o a otras trescientas, conociéndote es más que probable. En realidad, no quiero pensar en ello. Soy incapaz de odiarte, sinceramente, te deseo lo mejor. Sé que para ti ya estoy más que olvidada, dudo que dentro de unos meses recuerdes mi nombre. Pero para mí fue diferente. & sigue siendo diferente.

#. Tú tienes el control de lo que pienso, de lo que imagino.

¿Recuerdas aquella promesa que hiciste? Sí, sí, ese "para siempre" que le dijiste a la persona que ahora mismo tratas de olvidar. Qué gran mentira, ¿verdad? Aunque, yo creo que las mejores cosas son las que se dicen sin pensar en el futuro; las que vienen directamente del corazón & no pasan por el cerebro, ese filtro que en ocasiones nos complica tanto las cosas. Que, muchas veces, las cosas buenas empiezan por unas palabras dichas sin pensar, por equivocación, o por acierto, según por donde se miren.

#. Hoy la suerte ríe a carcajadas.

Hoy voy a beberme hasta las copas de los árboles. Hoy voy a tomar de todo, menos decisiones.

#. Si el corazón pensara, dejaría de latir.

Ayer por la noche cerré los ojos & lo primero que vino a mi cabeza fueron tus ojos. No sé por qué, pero vi ese brillo tan penetrante en mi cabeza & sentí cómo me quemaba por dentro. Después, como un rayo, escuché el sonido de tus cuerdas vocales riéndose, & mi piel se erizó por completo. Escalofríos. Sentí un agujero oscuro en mi estómago. De pronto recordé nuestras manos juntas, sentí un sudor frío, comencé a temblar. & ahora sé que no volveré a sentir ninguna de esas cosas.

jueves, 2 de febrero de 2012

#. Tengo miedo de que alguien más descubra lo increíble que eres.

El enamoramiento tiene mucho de química: un flujo de oxitocina baña el cerebro & condiciona parcialmente el condicionamiento del sistema nervioso. ¿& cuál es su consecuencia? La necesidad de estar juntos. La dopamina potencia la actividad del cerebro interno, que es donde se procesan las emociones, & rebaja la preponderancia de la corteza cerebral, que es donde se procesa el pensamiento racional. ¿Qué sucede entonces?... Que eres feliz.

miércoles, 1 de febrero de 2012

#. Si los hechos demuestran otra cosa, habrá que cambiar los hechos.

Estoy jugando con fuego, lo tengo más claro que el agua. Sé lo que estoy haciendo, no me voy a volver a dejar engañar por tus palabras dulces & tu pelo de caramelo. Te conozco, & una vez pudo colar, era una niña inexperta, pero dos veces ya no. La gente NO CAMBIA, almenos si no quiere. & tú no quieres cambiar. De momento eres feliz jodiendo vidas de chicas que no tienen la culpa de enamorarse, pero ya me contarás dentro de unos años qué tal te va la vida. En esta ocasión, yo tomo las riendas, no me voy a creer absolutamente nada que salga de tu boca. Ni tus "te quiero" ni tus falsas promesas de que soy la única a la que se lo dices. Solo espero una cosa, no acercarme demasiado al fuego, porque entonces entraré en tu juego & me quemaré. Debo ir con pies de plomo, contigo no sirve solamente ser desconfiada. Sé que he dicho muchas veces que no tenemos que crear una coraza alrededor del corazón, pero contigo voy a hacer una excepción. Me encantaría enamorarme de cualquiera, menos de ti. Rezo para que no pase, por favor, que no pase.

#. La diferencia entre las promesas & los recuerdos es que nosotros solemos romper las promesas, pero los recuerdos nos rompen a nosotros.

& no sabría explicar ni cómo, ni cuándo, ni dónde, ni por qué, pero acabé queriéndote. No sabría decir qué se me pasó por la cabeza para cometer esa locura, de verdad que no lo sé. Supongo que es lo malo de ir poco a poco, avanzar de forma gradual, despacio, sin pausa pero sin prisa. & también de no tener mucho más en lo que pensar, pero de verdad que no lo sé. Quizá sea que todo lo que va despacio se hace más intenso, & que con el paso del tiempo es mucho más duro recordarlo, revivirlo. También es verdad que lo que crece como la espuma, cae a velocidad de vértigo. No intenté quererte, es más, nunca estuve conforme con esa decisión, la cual alguien o algo tomó por mí. Pero no hay más remedio que aceptarlo, supongo que es el resultado de un cúmulo de circunstancias que ni tú ni yo previmos, que llegaron de repente, arrasándome como si de un tsunami se tratase. Supongo que ya da igual, que no tiene sentido buscar un por qué, sino un remedio. Una vez oí que cuando algo duele nunca se olvida. Quizá. Pero el daño es relativo & con el paso del tiempo se puede olvidar. Lo realmente imposible de cambiar es el querer, cuando quieres a alguien, por raro que sea, por menos que quieras hacerlo, por más que te empeñes en cambiarlo, es imposible. Cualquier rastro, un atisbo, un sitio, un olor, un sabor, una canción, incluso el color del cielo es suficiente para sumerjirte en una marejada de recuerdos. Es cierto, a veces es necesario dejar de querer, pero hoy pensando he llegado a la conclusión de que no sé qué elegir. ¿A quién querer? ¿A quien quieres o a quien quieres querer?